Capitulaciones del intelecto

Desde el momento en que cogí su libro me caí al suelo rodando de risa. Algún día espero leerlo.

Groucho Marx.

sábado, mayo 19, 2007

Derrota victoriosa

Sirva el presente escrito como homenaje a mi padre, a mis amigos y a todos mis compañeros pericos, los cuales están algo tocados. Es algo lógico, pocas veces he sufrido tanto viendo un partido de fútbol com el miércoles pasado...

Que un blog como el mío, bautizado como "Me rindo", sirva de homenaje a un equipo y una afición que jamás se rinden puede parecer una incongruencia. Y tal vez lo sea, no digo que no.

No obstante, los seguidores del Espanyol, al menos un buen número de ellos, somos una raza aparte. En las vitrinas del club no se exhiben muchas copas de las "importantes". Ni falta que hace.

La cantera del Espanyol es tal vez la mejor cantera que existe en España. De sus alevines y de sus filiales está surgiendo una hornada de buenos futbolistas, todos lo reconocen. Sin duda su éxito estriba en que no es más que un club de fútbol... pero tampoco es menos. La pasión por el deporte es una sana pasión. No importa tanto ganar o perder como jugar bien, con dedicación.

La campaña del Espanyol en la UEFA ha sido ejemplar. Ni un solo partido perdido, ni siquiera la final, donde todo se decidió en la tanta de penaltis. Un extraordinario Palop, una maravilla en acción, decantó la balanza hacia el Sevilla. Digno ganador, no lo discuto.

No obstante, el Espanyol ha ganado prestigio. Unos jugadores que se dejan la piel en el campo, una afición que siempre está con ellos, eso es fútbol y lo demás son puñetas. Los trofeos, todos los premios en general, siempre son bonitos. Pero lo importante es el esfuerzo, el disfrute de hacer las cosas bien, con amor propio y sacrificio. Muchas son las copas que se guardan en vitrinas sin, como vulgarmente se dice, "haber sudado la camiseta". Yo, que no soy persona a quien le chiflen los premios, paso de tanta tontería.

Mi equipo es un equipo que juega al fútbol. Puede ganar o perder, pero siempre intenta superarse, hacerlo mejor si cabe. Y eso sí que es un premio en sí mismo.

¡Visca l'Espanyol!

Y para animar la cosa, ahí os dejo con un vídeo marchoso de los Pinker Tones:



¡Hasta pronto!

viernes, mayo 04, 2007

Yo robot

Hoy voy a tirarme un pegote, que caramba. Y es que el profesor Hiroshi Ishiguro me lo ha puesto "a huevo". Resulta que este científico japonés, profesor de Sistemas Mecánicos Adaptados de la Universidad de Osaka, ha creado a su imagen y semejanza (ja) un androide recubierto de silicona al que ha bautizado con el ampuloso nombre de Geminoid. Incluso le ha implantado en la cabeza su propio pelo, le ha colocado las mismas pecas y lo ha vestido con sus ropas de paseo. El androide todavía no camina y sólo se mueve de cintura para arriba, sentado en una silla, pero el resultado es un calco, una especie de clon artificial que a primera vista da el pego y puede pasar por el hermano gemelo de su creador.

¿Y mi pegote? Pues ahí va: hace unos añitos yo escribí un relato de ciencia ficción ("El que responde", publicado en Espiral dentro del tomo "Esencia divina") donde básicamente la cosa iba por el mismo camino que ahora recorre el científico nipón. Yo creaba la figura de los "usebtis", una especie de androides construidos por ingeniería genética que actuaban bajo las órdenes mentales de sus amos humanos. Poco más o menos (más bien menos) es lo que hace Geminoid bajo el control de su dueño Ishiguro. Parpadea y mueve sus pupilas de forma intuitiva pero habla con la voz de su amo (de hecho es su amo quien habla mediante un altavoz por su boca articulada). O sea, un primer paso hacia la consecución de esclavos artificiales que obedezcan muestros impulsos y trabajen por nosotros. Ale, toma pegote.

De hecho no tiene nada de extraño que los japoneses estén tan avanzados en la robótica, en especial en la creación de humanoides. La respuesta es sencilla y no tiene nada de altruista, más bien responde al carácter cerrado de la cultura japonesa. El envejecimiento de su población resulta preocupante, les hace falta mano de obra y no están muy dispuestos a aceptar una gran avalancha de emigrantes con los cambios culturales que comportaría. En semejante tesitura, una buena idea es la creación de robots que trabajen por y para ellos sin necesidad de utilizar mano de obra extranjera. ¿Endogámico o creativo? Un poco de cada cosa, me parece a mí.

No sé si tal cosa sea buena o mala idea, pero en España el envejecimiento de la población también es un hecho. Yo empezaré a preocuparme cuando llegue a nuestras costas la primera patera con robots japoneses buscando mejores condiciones de vida. Y si no, al tiempo.

Y como estamos en viernes, acabamos con un tubitubi que guarda relación: El fabuloso "I Robot" de Alan Parsons Project con unos dibujitos que seguro a más de uno os gustarán...



Ale, a disfrutar el finde.

miércoles, abril 25, 2007

Demasiado para Superman

Pues ya estamos de vuelta de nuestro viaje por tierras bálticas. Experiencia interesante de la cual tal vez escriba algún día. De momento baste decir que fue muy intenso, nos nevó y todo. Riga, la capital de Letonia, me pareció muy pobre, alejada del rimbombante título de "París del Norte". En cambio Talin (Estonia) se mostró más próspera, con sus calles dentro de la muralla muy parecidas a las calles de Praga. Mucho más turístico.

Resulta curioso que siendo todo Europa, desde el Norte hasta el Sur, al viajar uno por el continente comprende que eso de la Unión Europea hoy por hoy resulta un sueño todavía inalcanzable. Demasiadas diferencias, tanto económicas como culturales, siguen separando a millones de europeos.

Pero no perdamos las esperanzas. Ojalá algún día toda Europa se halle unida bajo un proyecto común de progreso y bienestar, donde tengan cabida y respeto todas las diferencias. Diversidad significa riqueza, aunque en algunos casos sea sólo (¿sólo?) cultural. Una unión donde exista en perfecta armonía todo un mosaico de lenguas, costumbres y tradiciones será mucho más interesante y humana que el rodillo impuesto de una simple e inflexible "cultura oficial".

No obstante, dejemos las disgresiones político-filosóficas para otra ocasión. Como hablar de Sant Jordi y el Día del Libro, que se merece un escrito aparte... Una noticia más mundana me ha impactado hoy al leer el diario. ¡Resulta que en Serbia, en la región de Jadar, se ha descubierto kriptonita! Toma ya, que no le pase nada al nenaza de Superman.

Nunca he sido seguidor de ese tipo que vuela en pijama y usa leotardos. Un vulgar emigrante que llegó a EE.UU. en su día merced a un cayuco espacial y se volvió más papista que el Papa. Defensor a muerte del "American Way Of Life", incapaz de enfrentarse a multinacionales, políticos corruptos y vampiros del capitalismo salvaje, sólo a chorizos y pandilleros. Una especie de segurata de discoteca que pega mamporros al drogata de turno o al camello más pillado, sin llegar a molestar al mafioso que vende el alijo mientras bebe whiski de marca y fuma habanos. Un carca de pensamiento integrista, vamos.

Así pues el que la jadarita, como se ha dado en llamar al nuevo mineral descubierto, tenga las mismas propiedades que en la ficción posee la kriptonita de los tebeos (y digo tebeos, no comics) me parece estupendo. ¡Que se chinche Superman! Ya era hora de que se le acabara el chollo y fuera por el mundo avasallando como el primo de Zumosol. Ahora sabrá lo que representa enfrentarse a la vida sin tenerlo todo ganado de antemano, sabiendo que puede ser derrotado por fuerzas más poderosas e insensibles.

¡Un hurra por la kripotonita! Nos vuelve vulnerables y nos unifica a todos, seamos o no super-héroes de papel.

Y para celebrarlo, nada mejor que un par de Tubitubis. En primer lugar, por aquello que explicaba antes de la diversidad cultural, aquí traigo a uno de mis grupos preferidos en eso de "mover el esqueleto" y dar marcha al cuerpo. Son la Troba Kung-Fu y nos mezclan la rumba catalana con un ritmo muy bailongo. Encima, nos dicen que falta calor....



Y para acabar, todo un clásico de hoy en día. El inefable Manu Chao y su "Me gustas tú", desde luego.



Ale, a disfrutarlo y hasta pronto.

martes, abril 17, 2007

Mitomanía


Parece mentira, pero el mundo del disco sigue moviendo millones... y no precisamente por la música en sí. El día 26 de este mes la casa Christies realizará su habitual "subasta pop", sacando al mercado más de 300 lotes de Cachivaches Diversos. Y con precios que ascienden desde 350 euros para arriba.

Así cualquier friki con dinero (contradicción casi tan evidente como "inteligencia militar" o "personas humanas") podrá adquirir tras puja de infarto algo tan Apoteósico como el traje que lucía David Bowie en su última aparición como Ziggy Stardust (noviembre de 1973). Saldrá a subasta "casi" regalado por un precio irrisorio de 5.500 euros y se espera que supere los 7.500.

Mira que a mí me gusta David Bowie, pero me temo que no daría ni un céntimo por el ropaje, que vete a saber dónde ha estado ni quién se ha travestido con sus amarillentos ropajes. Igualmente me trae al pairo el manto real que lucía Freddie Mercury en su gira Magic de 1986, los pantalones vaqueros de Elvis Presley o el traje de marinero que Marc Bolan lucía en Top Of The Pops en 1971. Algo más de interés, sólo visual porque yo no rasgueo (nadie es ferpecto), me despierta su guitarra Gibson Flying V, con la que dicen tocaba Get It On. Una cosa es que me guste la música y otra que me convierta en un trapero o chatarrero, oyes.

Siendo como soy un amante de la música, gustándome la mayoría de artistas cuya basura se subasta, así y todo no entiendo el interés que pueda tener nadie en adquirir a precio de Pata Negra tan extraña mercancía. Si en el rastro se puede encontrar cosas mejores y más baratas... Pase que se compren las guitarras, al menos que las compre alguien que sepa tocarlas. Pero se me escapa qué placer puede conseguirse por tener, no sé, el pañuelo donde Madonna se secó el sudor en su actuación de Londres.

Aunque lo mismo me mueve el desconcierto que he sentido cuando no he podido adquirir ni una mísera entrada para el concierto de Police en Barcelona el 27 de setiembre. Aunque la más barata valía 65 euros y la más cara costaba 165 machacantes. ¡Jolín qué precios! Así y todo ya no queda ni una de las 55.000 puestas a la venta. Han volado en menos de un día.

¿Dónde acaba la afición a la música y comienza el frikismo? ¿Dónde la cultura musical se troca en negocio, en timo para incautos, en coleccionismo insensato? ¿Estamos todos idos? Sin duda, y yo el primero.

Sea como fuere, ahí os dejo un Tubitubi largamente prometido. Este sí que es Marc Bolan, aunque sólo aparezca en foto. No es de extrañar porque se trata de sus inicios, hace ya bastantes añitos, por lo que aparece casi de primera comunión. Éste fue su primer grupo de prestigio, John's Children, con la que tal vez fuera la primera canción de fama que compuso: la mítica "Desdemona". Y la ofrezco gratis, sin subastas...



Y claro, no podía despedirme sin poner también algo de ellos... Y sin cobrar, ale.



Hasta mi regreso. Que os sea leve.

viernes, abril 13, 2007

Matadero Cinco

Triste noticia la muerte de Kurt Vonnegut. Con él se va toda una generación de grandes escritores, aquéllos que entendían la literatura como una necesidad, una forma de contracultura y no una manera de amasar dinero en el banco. Tal vez de tan selecto grupo sólo Ray Bradbury quede vivo en la actualidad. Fueron autores como él y Phillip K. Dick, además del propio Vonnegut entre otros, quienes supieron crear una corriente de culto hacia un género tan desprestigiado hoy en día como es la ciencia ficción.

Kurt Vonnegut nació hace 84 años en Indianápolis (EE.UU.) en el seno de una familia de inmigrantes alemanes. Marchó voluntario a la Segunda Guerra Mundial, siendo capturado como prisionero de guerra, y sobrevivió a un espeluznate bombardeo de los aliados sobre la ciudad de Dresde, tan intenso que hasta incendió el aire, refugiándose en el almacén de carne de un matadero. De tan dramática experienca le vendría la inspiración para, años más tarde, escribir su más célebre novela: Matadero Cinco.

Esta corrosiva obra, un alegato antibelicista teñido de humor negro, convirtió a su autor en todo un ícono de la contracultura americana. Eran años de desencanto, tras la guerra del Vietnam, y Vonnegut conectó muy bien con una juventud inconformista. Su denuncia del absurdo de la guerra y la destrucción no sentó nada bien en los grupos conservadores que dominan EE.UU. Sus obras eran quemadas de forma pública, a la vez que su fama crecía en sectores más progresistas.

Hay quien considera a Vonnegut como el Mark Twain moderno. Sin duda su tremenda capacidad para criticar de forma despiadada la sociedad, siempre con un componente de humor, hace que la semejanza sea evidente. Autor ácido, insolente y divertido, sin duda leerle es todo un placer. En sus libros uno descubre la tremenda potencialidad de la ciencia ficción, la buena, la auténtica, cuando todavía no estaba domesticada ni encorsetada por clichés ridículos y reaccionarios.

Leeer Matadero Cinco, Sirenas de Titán, Madre Noche, Slapstick o la vitriólica El desayuno de los campeones, sin duda reconcilia al lector con el género. Un hombre extraordinario que, tras un intento de suicidio, a sus ochenta y cuatro años todavía decía frases tan lúcidas como: "Los humanos somos chimpancés que nos emborrachamaos con el poder" o "El verdadero terror es levantarte una mañana y descubrir que tus compañeros de instituto están gobernando el país". ¡Qué mente más preclara la suya!

Adiós maestro. Te leeremos con nostalgia, pero te seguiremos leyendo.

Y para la ocasión, nada mejor que un Tubitubi muy en la atmósfera. Los Grandes e Irrepetibles King Crimson (con el talento del Enorrrme Robert Fripp) en la pieza que a mí más me encanta: "21st Century Schizoid Man". ¡Una joya! Y su soporte visual tampoco tiene desperdicio: "Cowboy Bebop", uno de mis manga preferidos. ¡Ciencia ficción salvaje! Y es que el Matadero Cinco no está tan lejos... Que lo disfrutéis:



Fin de la emisión.

miércoles, abril 11, 2007

La conjura de los necios

Era de esperar, la cosa está muy malita. El cambio climático hoy en día es ya una realidad incontestable y habrá que ir hacíendose a la idea. Ale, a comprarse bronceador por un tubo.

Cualquiera, al menos cualquiera con dos dedos de frente, pensaría que lo más sensato en las actuales condiciones es poner manos a la obra y tratar de salvar el planeta, o al menos corregir todo lo que se pueda. Pero como vivimos inmersos, sumergidos más bien, en una sociedad de consumo, las Mentes Pensantes ya están barrinando cómo sacar tajada del asunto.

No me refiero a los Brillantes Pepe-Tochos de la costa mediterránea, los que han convertido gran parte de Murcia y Valencia en campos de golf imposibles y luminosos nichos de cemento, geriátricos psicodélicos con vistas al mar. No señalo a quienes se sacaron de la manga un Plan Hidrológico Nacional para llenar piscinas particulares y regar el césped de opulentos clubs de golf en secano, que ya son ganas de regar. No menciono a quienes han creado en Levante un Madrid Playa artificial mientras "denuncian" conjuras judeomasónicas y misteriosos nazismos idiomáticos, tal vez sacados de una mochila de ETA perdida el 11-M. Son miserables y punto. Con su pan (el nuestro) se lo coman.

Pero es que ahora el colmo de la tontura nos asalta. Así me entero por las noticias que las agencias de viajes, esos vendedores de postales tridimiensionales, se están reciclando para adaptarse al cambio climático que nos viene encima. Así resulta que las pistas de esquí están estudiando muy seriamente convertir sus instalaciones en campos de golf para cuando ya no haya nieve por la que deslizarse. O sea, que No Problem.

Igualmente, se pretende captar al típico turista que ahora viaja hasta el Norte de Africa, pues al subir las temperaturas los ingleses, alemanes y nórdicos que vienen atraídos por el sol y playa no tendrán casi que morverse de su casa. Vamos, que con un pequeño cambio de estrategia capeamos el temporal.

¿Y la infinidad de especies que morirán, y el agua que comenzará a faltar, y la desertización del suelo? ¡Qué me cuentas! Pero si ya se están vendiendo parcelas en la luna y hay una graaaan lista de espera para hacer de turista en la Estación Espacial Internacional... Preocupémosnos de cosas reales y urgentes, como la persecución de los castellanohablantes en Catalunya. Yo mismo, cuando salgo de casa y me asalta un pensamiento en castellano, me cago de miedo. Será el calor...

Ciertamente, es la conjura de los necios.

Pero como dicen que la música amansa a los animales, vamos con un par de Tubitubis. El primero me lo estaba pidiendo Pily hace tiempo, así que no puedo dejar de poner a T.Rex en bolas (¿era así?)



¡Ay! Me temo que no era esto... Bueno, seguiremos buscando, jejeje. Pero mejor pongo algo mejor, ¿no? ¿Qué tal lo que sigue? Sin duda Muy Bueno.



Y para acabar, uno de mis grupos catalanes preferidos (y más internacionales), The Pinker Tones. Difícil, muy difícil elegir un vídeoclip de los que tengo a mano. Probemos con éste, más que nada por la versión "modelna" de esta especie de Betty Boop.



Y como no puedo aguantarme, ahí va otro, el que les dió la fama. Eso sí, un consejo: aumentad el volumen del altavoz, que se oye flojito no sé porqué (tal vez por ser catalán, jejeje).



Y ale, hasta otra.

lunes, abril 09, 2007

Religión cuántica


Desde luego, cada vez que creemos saber más en realidad sabemos menos. Cuando uno estaba convencido de que la verdad radicaba en la ciencia y no en la religión, resulta que se produce otra vuelta de tuerca y lo pone todo patas arriba. A estas alturas ya ni siquiera lo tangible resulta fiable.

Ahora, cuando el pensamiento cartesiano era tenido casi como dogma de fe, viene la mecánica cuántica y nos torpedea la línea de flotación. Es decir, resulta que la materia no tiene esencia, está casi exclusivamente compuesta por "espacio vacío", resulta insustancial. Como dicen ciertos físicos cuánticos, lo más sólido que puede decirse es que la materia se asemeja mucho a un pensamiento. ¡Toma del frasco! Si resultará que el mundo es producto de nuestra propia conciencia...

Según los nuevos estudios científicos, la realidad no es tal como la vemos. Se podría describir como una no-cosa insustancial, muy alejada de lo que nuestros cinco sentidos nos hacen percibir. De hecho, es nuestro cerebro el que construye esa realidad mediante la información que le llega. Así se inventa los colores, que en realidad son longitudes de onda, y nos hace percibir todo un panorama de formas y volúmenes que no es el real. Porque la realidad sólo está compuesta por átomos y espacio vacío, es en nuestra mente donde adquiere la forma que nos parece auténtica.

No es que yo avale del todo la creencia de un "mundo interior y espiritual" que crea y recrea el mundo externo a su antojo, pero lo cierto es que todavía no sabemos nada. Claro que ciertos científicios modernos me dan la impresión de querer ser los modernos apóstoles de una Nueva Religión Cuántica. Así el insigne japonés Masaru Emoto nos sale con la "conciencia del agua". Nos explica el hombre que este elemento tiene una "alta retención de datos" y que si insultas a un volumen de agua antes de cristalizarlo obtendrás formas geométricas deformes en la estructura de sus cristales. Igualmente, si le haces escuchar música clásica, los cristales resultantes tendrán una gran belleza geométrica. Pues qué bien. Ya que resulta tan sensible, prometo no volver a denostar al agua, no era mi intención ofender.

Pero otros científicos sostienen lo contrario: que ser ateo es señal de poseer una mente sana e independiente. Así ya está en las librerías un interesante ejemplar: "El espejismo de Dios", de Richard Dawkins. Este científico, autor de "El gen egoísta", plantea la tesis de que la fe en Dios es un espejismo. Una frase demoledora suya dice que cuando una sola persona sufre una ilusión, se dice de ella que está loca, en cambio cuando son muchos quienes la sufren se forma una religión. Interesante reflexión, desde luego.

Realidad hueca o no, lo único cierto es que esta Semana Santa ha vuelto a llover a cántaros. ¿Tal vez por nuestra poca fe? ¿Tendrá algo que ver la religión cuántica?

Vamos mal. La realidad no existe y encima esá lloviendo.

Pero como mejor os dejo con buen sabor de boca, ahí va un par de Tubi-tubis de los que me gustan. Y ya que hablábamos de cierto personaje japonés, nada mejor que dos "Made in Japan". El primero de mis apreciados Pato Fu, con reminiscencias teleñequeras....



Y en el segundo, permitidme rescatar a Nancy Nova. ¡Qué tiempos!



Ale, feliz post-Semana Santa.

viernes, abril 06, 2007

Hacia cero


Como estamos en Semana Santa y la cosa se presta al recogimiento, hoy vamos a filosofear un poco. Bueno, suponiendo que un servidor sirva para eso, que ya es mucho suponer.

Vayamos por partes, como decía Jack el Destripador. Mi asidua colaboración en cierto programa de literatura de la radio me está obligando a leer una serie de libros que, siendo sincero, en condiciones normales no tocaría ni con pinzas.

Aunque la lista sería amplia y extensa, en esta ocasión quiero hacer especial hincapie en lo que para mí es la peor colección de papeles impresos que ha parido editorial alguna: los mal llamados libros de autoayuda. O bien llamados, porque sin duda ayudan a los autores a comer caliente... y parece que bastante más.

Hay una serie de autores que, en mi humilde opinión, apenas demuestra tener dotes para ganarse la vida vendiendo elixires milagrosos en una barraca de feria. En cambio, se están forrando a costa de muchas personas incautas que les siguen e idolatran con un fervor digno de mejor causa. Me estoy refiriendo a escritores como Paulo Coelho, Jorge Bucay o ese santón de opereta que firma como Osho. Hay más, desde luego, pero con estos tres uno ya se hace la idea de por donde van los tiros.

Lo que me fascina es el fenómeno en sí. Que cantidad ingente de lectores acuda a estos modernos popes de la Ignorancia Humana, deseando una ayuda para comprender su propia existencia, me retrata muy bien los tiempos que nos ha tocado vivir. Me explico, o lo intento al menos.

Dicen las estadísticas, esas cifras mágicas capaces de dar cualquier resultado según se interpreten, que el consumo de fármacos antidepresivos se ha disparado de forma alarmante. La angustia parece ser una enfermedad en extremo contagiosa que nos azota a todos, cual temible pandemia. Por ello no es de extrañar que se haya disparado el uso de ansiolíticos. En España, datos del año 2005, se vendieron 35 millones de antidepresivos, con un coste de 75.000 millones de las antiguas pesetas. ¡Menuda botica!

Pero no para ahí la cosa: una de cada cuatro consultas al médico de cabecera ya son por transtornos psiquiátricos, y de éstos el ochenta por ciento son debidos a ansiedades o depresiones. Se dice que el riesgo de un joven actual a caer en una depresión es tres veces superior al que tenía su abuelo. Vamos, que las enfermedades mentales están a la orden del día.

Dos de cada diez europeos declaran sentirse superados por la rápida evolución de las innovaciones tecnológicas, la incertidumbre domina nuestras vidas. Ya nada es seguro, vivimos inmersos en el "shock del futuro" que nos vaticinara Alvin Toffler en su libro. Cada vez más gente es incapaz de asimilar los cambios, tan rápidos, tan bruscos, tan radicales y complejos.

No es de extrañar que la angustia se cebe en nuestro espíritu y mucha gente confusa se vuelva hacia los fármacos, los libros de autoayuda y hasta el yoga, cuya práctica también se ha extendido.

Contra todo esto hay remedio, desde luego. Y no pasa por calentarse las neuronas con falsos profetas o llenarse el buche de pastillas atontantes. Ni siquiera por hacer posturitas, a no ser que a uno le guste hacerlas. El yoga puede ser muy bueno si se practica por gusto o deseo, pero no por necesidad. Entonces sólo hay que quitarle la sílaba "si" y tendremos el auténtico motivo.

¿Y cual es el remedio? La Tranquilidad, desde luego. El tomarse las cosas sin prisa, saboreándolas. Dedicar más tiempo a las cosas importantes y no pensar tanto en el dichoso trabajo. Mucha gente ya está adoptando la postura de trabajar menos, aún a costa de no ganar tanto, para vivir mejor. Se está empezando a comprender que no es necesario gastar tan compulsivamente ni poseer tantas cosas inútiles. Hay que tener muy claro lo que es necesario y lo que no.

El movimiento slow, del que ya he hablado en otras ocasiones, cada vez tiene más fuerza. No sólo ahora hay restaurantes que ofrecen cartas de comidas lentas (¡viva!), también algunas ciudades se apuntan a la moda y ofrecen zonas por las que pasear sin ajetreos, con relajamiento. Volvamos a disfrutar del tiempo por sí mismo, con calma.

Aunque sea leyendo un libro, qué caramba.

viernes, marzo 30, 2007

300... más o menos


Parece mentira, pero cada vez me cuesta más ir al cine. Puedo pasarme un buen rato con la cartelera en las manos, dilucidando qué cosa ir a ver. Y la mayoría de las veces, salgo de la sala con un sentimiento muy cercano a la decepción. ¡Yo que antes había sido capaz de ver dos y tres películas en un solo día!

Aparte del hecho de tener que consensuar con Clara la cinta a visionar, y que cada cual tiene sus gustos, lo cierto es que el cine ha perdido parte de su encanto... al menos para mí.

La mayoría de las veces, los Grandes Estrenos de la Semana son una especie de aparatoso anuncio publicitario que pretende vendernos el merchandising de la Cosa, autética piedra de toque donde la industria sí gana dinero a espuertas. Importa mucho menos la película que las camisetas, las figuritas, los adornos y los videojuegos (ahí, ahí), los cuales generan verdadera pasta gansa y son el genuino motor de este negocio.

Digo todo esto a tenor del último festival que asalta nuestras pantallas: "300, la pinícula". Y seamos sinceros: resulta un espectáculo en cierta medida entretenido y muy vistoso. En la línea de Sin City, otra postal animada, podemos decir que se ha creado un argumento y una estética extremadamente fiel al cómic en el que se basa... aunque en esta ocasión se dilata el metraje con una historia paralela de la reina Gorgo. Una historia, por cierto, que no viene a cuento y cuya exclusión nadie echaría en falta.

La sombra de El Señor de los Anillos es alargada, y aquí se nota en la escena donde una especie de troll hace de las suyas. Como la patética cabalgada del rinoceronte, otra secuencia que nos hace pensar en que los persas no precisaban de enemigos para diezmar sus propias filas...

Pifias aparte, insisto en que 300 puede ser estéticamente atractiva, pero le falta espíritu. Es como pasearse por el Dragon Khan o cualquier atracción estrella de un parque temático. Muchos giros, mucha adrenalina y sanseacabó. Es cine para adolescentes, donde lo único que prima es el espectáculo. Uno tiene la sensación de estar contemplando un videojuego, vistoso pero vacío de contenido. Y llamadme raro, pero para mí el cine es algo más.

Que el director Zack Snyder sea quien ha de llevar adelante el proyecto de otro gran film a priori como es Watchmen me hace temer lo peor. Porque el argumento de dicha historia sí que es para pensar, contiene dobles y triples lecturas en lugar de ser una simple montaña rusa para marear al personal.

En algún momento de su camino evolutivo la cinematografía ha perdido algo importante. Las historias ya no nos cuentan nada, al menos nada original ni mucho menos complicado. Es como el chiste aquél: susto o muerte. Todo se centra en la forma y se ha abandonado el fondo, al menos en la poderosa industria de Hollywood. Que el cine iraní, por ejempo, tenga mucha mejor calidad (es la opinión de muchos críticos "expertos" y yo la comparto) nos muestra por dónde van los tiros... y nunca mejor dicho.

Otro ejemplo muy ilustrativo. Ayer tarde, mientras comía, estuve viendo un documental de La 2. Era un trabajo de la BBC, por lo que me pareció digno de atención. Aunque ya el título me tenía algo descolocado: "La verdad sobre los dinosuarios asesinos" (con la palabra asesinos destacada en mayor tamaño para atraer a los morbosos). ¿A esto hemos ido a parar? Si hasta los mismísimos documentales divulgativos de la BBC son un simple engaño, una mixtura entre gore y ciencia ficción de baratillo. Escenas de sangre y vísceras cortadas, desgarradas por presuntos tiranosaurus rex o velociraptores, científicos presuntamente serios confeccionando engendros biomecánicos para replicar el resultado de un mordisco en la carne humana, poniendo un sangrante trozo de cerdo para comprobar el efecto, célebres antropólogos y técnicos jugando a averiguar qué dinosaurio era más terrible como predador...

Nos toman el pelo. Estamos embarcados en el Tren de la Bruja y sólo saben darnos escobazos para que lancemos grititos de diversión. Qué pobre, qué triste.

Y encima, puestos a exigir, ni siquiera salen 300. No se han molestado ni en contratar un número exacto de extras. ¡Qué más da! Total, nos tragaremos la película igual y luego compraremos el videojuego...

Pero como estamos en fin de semana, prefiero acabar con Algo Realmente Bueno y Genuino. O sea, un duelo musical de Guitarras, así en mayúsculas. Poner juntos a B.B.King, Eric Clapton, Jeff Beck, Albert Collins y Buddy Guy en una "blues jam" es algo Realmente Espectacular. ¡Que lo disfrutéis! ¡Viva la Guitarra!

martes, marzo 20, 2007

Cerebro de mujer


Mira por donde, al final la verdad ha saltado a la luz. Así cae en mis manos la información sobre cierto libro, "El cerebro femenino" de la neuropsiquiatra Louann Brizendine, en el que se viene a decir que el cerebro es y nace femenino. Toma ya machistas irredentos.

Esta mujer expone en su libro que las diferencias entre el cerebro de un hombre y el de una mujer no sólo son hormonales. Vamos, que no existe eso de cerebro unisex. Resulta que la mujer está geneticamente programada para procurar la armonía social, solucionando conflictos. En cambio, los hombres tienden (tendemos) a pasar a la acción, mientras su (nuestro) cerebro reacciona tratando de evitar las emociones. Actitudes y comportamientos diferentes.

Pero Brizendine (quien por cierto tiene nombre de fármaco) va más lejos. Asegura que el cerebro y el cuerpo en la naturaleza siempre son por definición femeninos, al menos hasta la octava semana de gestación. Tan sólo la aparición de testosterona es lo que provoca el cambio y convierte cuerpo y mente en masculinos. Como si dijéramos un defecto de fabricación. Porque para que la testosterona aparezca primero ha de disminuir el centro de comunicación, reducirse el córtex de la audición y aumentar el doble la parte del cerebro que procesa el sexo. O sea, hacerse más tonto y primario. Vaya.

Mucha razón hay en lo dicho. Para los hombres muchas veces el sexo es una válvula de escape a sus problemas. En cambio, las mujeres necesitan no tener preocupaciones acuciantes para disfrutar del mismo. En resumen, le dan mayor importancia y quieren disfrutarlo de forma más plena. Para tener un orgasmo, la mujer ha de desconectar la almígdala, que es el centro donde se crea el temor y la ansiedad. El hombre pasa de todo, es como si estuviera conectado al deseo y se le encendieran las ganas casi presionando un simple botón. En condiciones normales, ey, sin que haya estrés y otras zarandajas.

O sea, queridos tarugos, que ser hombre es un fallo de la naturaleza y nuestro cerebro es más imperfecto que el femenino, una versión pirata por así decirlo. ¡Jolines! Y encima nos salen pelos en la nariz...

Aviados estamos. Ahora resulta que los hombres tenemos cerebro de mujer... y encima defectuoso. Al menos eso explica por qué yo soy tan descerebrado...

domingo, marzo 18, 2007

Minutos musicales

Pues eso, aunque sea una obviedad y una reiteración ya estamos en el final del fin de semana. Nada mejor que algo de música para enfocar bien el estresante domingo por la noche y acometer con fuerza el lunes. ¡Ya queda menos para el próximo viernes!

La gente que viene a continuación son el Último Grito, la banda revelación que ha surgido gracias a Internet, o eso dice la leyenda. ¿Será verdad? Sea como fuere, suenan muy bien, aquí tenéis un ejemplo sacado del Tubitubi. ¡Con vosotros los Arctic Monkeys! A bailarrrrrrr................



Pero como hay que barrer para casa, qué caramba, no puedo dejar que escape la ocasión sin hablar de un joven grupo barcelonés. ¡No todo han de ser extranjeros! Además, a mí me parece que son muy buenos y seguro darán que hablar. Ritmo contagioso, guitarras sincopadas... ole, ole. ¡Una de "Mendetz" para el personal!



Y claro, llamadme carrozón, pero no puedo evitar la tentación de acabar con uno de mis ídolos. El Auténtico y Original "Último de la Fila", con perdón de Clara, jejeje. No, no es el paliza de Manolo García, caramba. ¡Estoy refiriéndome al genuino e irrepetible Quimi Portet! Raro, raro como un servidor. ¡Como me gusta! Y en catalán, jejeje.



Ale, a disfrutar los minutos musicales y que os sea leve la semanita.

martes, marzo 13, 2007

Blogs no, gracias



Harto de manis patrioteras inflamadas con autobuses del Inserso, bocatas gratis y banderitas como en el Domund, hastiado de la manipulación de los medios (que más que medios son enteros), saturado de oir burradas a derecha e izquierda, asqueado de comprobar cómo se juega con los muertos y los sentimientos de los vivos, apenado de ver que mucha gente todavía hoy sigue embarrada con la guerra de las dos Españas, decepcionado porque sólo el fútbol, ese jugueteo tramposo entre veintidos millonarios en calzones, es capaz de vaciar las calles... Pues eso, estando hasta las narices de la sociedad triste, sectaria y manipulable en cuyo seno me ha tocado pacer, cambio de tercio.

A la porra la política y los nefandos artífices de una crispación irreal, estúpida y suicida. Hace tiempo que me he declarado objetor de conciencia, no dejo que las consignas hagan mella en mi criterio. No me impresionan las muestras de poder de los chulos, no me inmuta que las calles se llenen de tanques o de "muestras de adhesión inquebrantables", tan típicas de los tiempos franquistas. Paso de sus gansadas, de su teatro del absurdo que haría palidecer de envidia al mismísimo Ionesco. Así que olvidemos los tambores y vayamos al asunto.

Dos noticias me asaltan al mismo tiempo. Aunque ya me lo barruntaba, no me han cogido de sorpresa. Por un lado, dato ya mencionado antes, saber que Mataró (ciudad donde trabajo y casi resido) es la ciudad con más blogeros por metro cuadrado. ¿O se dice por ADSL 2 Megas? Sea como fuere, parece ser que sí, que en la sede oficial de los "capgrossos" el nivel de blogs se ha disparado cosa mala. Hasta el punto que no sólo el padre, la madre y el hijo tienen bitácora propia, incluso el canario ha montado su blog particular. "Cautivos del alpiste", por si alguien está interesado.

Naturalmente, semejante proliferación ha resultado excesiva y la blogosfera comienza a estar saturada. Es como la autopista de la costa en pleno verano, ya se notan los primeros síntomas de una monumental caravana.

Cierto, Internet es enorme y no se congestiona así como así. Pero los usuarios son otra cosa, caramba. Seamos sinceros y reconozcamos todos que cada vez leemos menos blogs... por no mencionar a los que ya hemos cerrado el nuestro, ya sea del todo o sólo (¿sólo?) a medias. De hecho, en las tiendas ya comienzan a proliferar camisetas con la frase "No, gracias, no quiero leer tu blog". Y es normal caramba, no se puede leer tanta cosa como hay colgada por ahí. Por ejemplo mi propio blog, no nos engañemos...

El problema es que la mayoría de blogs son tan interesantes, y me vais a perdonar la expresión, como un discurso de Montilla. En realidad son una especie de diarios personales en plan exhibicionista. Los autores de los mismos explican cosas de su día a día que a la inmensa mayoría de internautas se la trae al pairo, pero que el morbo del cotilleo otorga algún atractivo.

Unos ejemplos: "Ayer fui al cine con Fulanito a ver una del Cuquín Chimichurri... Esta mañana he empezado mi nuevo curro en el McFliflas y el jefe me ha dicho que tengo futuro en la empresa, que pelo las zanahorias con gran dedicación... He estado tomando unas birras con la peña y escuchamos en directo a mi cuñao y su grupo "Los Flatos Apestosos" ¡Qué grandes son! Sus vómitos son mejores que los de esos fantoches de "Pedos pa ti"... Mañana vamos a la inauguración de la nueva cervecería de la cadena Lunarmocks, la han abierto en el centro comercial de Meayresbala, junto al Correfive. ¡Qué pasada!" ¿Dónde radica la esencia del interés en todo ello? Si se conoce a quien lo escribe, todavía puede entenderse que nos interesemos por su (ejem) excitante vida. Hasta cierto punto, claro, que también se hacen pesaditos en su afán de explicarnos todo, hasta si bajan la tapa del váter. Pero si no conocemos a quien escribe... ¿qué puede importarnos que vaya al cine, pele zanahorias, escuche grupos underground o estrene cafeterías? ¿Qué hay de fascinante en todo ello para alguien ajeno? ¡Menudo muermo!

Resumiendo, que pese a tener uno, la cosa esta, yo también me apunto a la moda. ¿Blogs? No, gracias. Puestos a leer paridas, prefiero leer un libro.

Ahora no me quejaré si nadie me hace un comentario... ¡Qué incoherentes somos los blogueros!

sábado, marzo 10, 2007

El futuro es de plástico



Era de temer, ya hace tiempo que yo lo sospechaba. El cambio climático y todas esas zarandajas han acabado reblandeciendo el cerebro a más de uno. Eso o hemos de suponer que muchos ya nacen con ideas chorras de serie, que también pudiera ser.

El caso es que ahora todos los dirigentes de la cosa ésa, mayormente conocida como (jejeje) Unión Europea, han visto la luz y se han reciclado en furibundos defensores de la Naturaleza. ¡Toooma! La Merkel parece Teresa de Calculta y Blair se nos ha reconvertido en una versión hip hop de Gandhi , sólo le falta la huelga de hambre. Hasta el mismísimo Jacques Chirac, el de las bombas atómicas en los atolones, ahora es un furibundo defensor de la capa de ozono. No es de extrañar que en la actualidad resulte de lo más ecológico defender el uso de las centrales nucleares, que según ellos son más limpias. ¿Y los residuos que generan, y las limitadas existencias de uranio que se agotan? Pa mear y no echar gota, vamos.

Pero lo más divertido en este juego de despropósitos es ver a Bush correteando por Brasil a ritmo de samba, abrazado a ese oso panda que ha resultado ser Lula, mientras defiende (ey, de-fi-en-de, con un par, ele) la no contaminación del planeta. Su solución es simple: utilizar el etanol, que es biodegradable. En este cambio no tiene nada que ver el hecho de que ese otro histrión, Hugo Chávez, controle gran parte del petróleo. No, es que Bush se ha vuelto ecologista. ¿Cómo os ha quedado el cuerpo?

Uno sin duda es tonto, pero sabe que el etanol proviene, principalmente, de la caña de azúcar o del maiz. Si hacemos una pequeña operación matemática para saber las toneladas de caña de azucar o maiz que harían falta cultivar para abastecer de etanol los motores de todas las industrias y todos los vehículos que en el mundo existen... Vale, tal vez se puede hacer. Pero, ¿qué comeríamos nosotros entonces? Si los campos de cultivo se utilizan para crear combustible, ¿dónde vamos a plantar tomates y otras hortalizas para consumo humano? Pues en mis cuentas hay muchas más bocas que motores. Será que no domino las mates, seguro.

Y ya puestos a los despropósitos, me entero que un científico de Nueva York (de donde si no) se ha inventado la solución definitiva al problema. Bueno, de hecho se la inventó su hija pequeña, para que luego nos quejemos de los mocosos. ¿Cuál es la solución para absorber el CO2 de la atmósfera? Pues plantar árboles de plástico. Mira que era fácil.

El amigo Lackner, así se llama el pájaro, tras observar el trabajo de ciencias de su hijita para la escuela, ha llegado a la conclusión que plantando árboles sintéticos todo se arregla. O sea que se trata de plantar toda una selva amazónica artificial, unos simples troncos que absorberían el dióxido de carbono y lo almacenarían bajo tierra de forma segura. Una solución de hidróxido de sodio impregnaría los troncos, haciendo que retuvieran el CO2 y produciendo una solución líquida de carbonato de sodio. La idea sería transformarlo luego en un gas, alamacenándolo en el fondo del mar, matarile, rile, rile.

Ya tenía razón ese gran humorista que era Pepe Iglesias El Zorro ("yo soy el zorro, zorrito...") cuando decía en uno de sus divertidos monólogos aquello de: "Era una familia tan moderna que hasta el perro tenía las pulgas de plástico". Pues eso, seamos nosotros también modernos.

Entre tanto ecologista de opereta y tanto sonado suelto al final no sólo los árboles, todo nuestro futuro será de plástico.

Y si no, al tiempo.

martes, marzo 06, 2007

Goodbye, American Munster

Lo que son las cosas. Hace poco falleció Ivonne de Carlo, la reina del tecnicolor y apreciada Lily Monster en la mítica serie de TV La familia Munster. Y ahora se nos muere el abuelo... ¡Qué turbia se ve ahora la Bola de Cristal!

La pérdida es grande, porque Al Lewis ha sido uno de esos personajes únicos, diría que irrepletibles, capaces de haernos reir y reflexionar a un tiempo. Y no exagero.

Empecemos desde atrás. Yo mismo me sorprendo al darme cuenta de cuan atrás hay que ir. A principios de los años 60 llegó a nuestro país una serie de televisión muy divertida que respondía al título de Patrullero 54, ¿dónde está? Confieso haberme reído a carcajada limpia en mi lejana niñez. Allí Al Lewis era un imposible patrullero de la policía, el oficial Leo Schnauser, quien junto a su compañero impartía ley y orden de una forma muy especial.

Pero antes de llegar a la tele, el amigo Lewis había sido payaso, se doctoró como psicólogo infantil, dio clases a domicilio, fue ojeador de talentos para equipos de baloncesto de la NBA y hasta publicó un par de libros. Finalmente, tras pasar por Broadway, acabó recalando en la televisión. Dos series le llevarían a la fama, la de Patrullero 54 y, desde luego, su gran éxito La familia Munster.

Al parecer, pese a que en muchas partes consta que nació el 30 de Abril de 1910, vino al mundo en 1923. La discordancia de fechas es debida a que Al Lewis tuvo que hacerse pasar por mucho más mayor para que le aceptaran en el papel de abuelo Munster y padre de Lily, una espléndida Ivonne de Carlo que en realidad tenía su misma edad... o incluso algún añito más.

El genio de Al Lewis va mucho más allá del entrañable Grandpa Munster que tan bien recreó en los Munster. Al abandonar la serie, tras participar en alguna otra producción como Taxi, montó un restaurante en Nueva York e incluso llegó a ser candidato para dicho estado por el Partido Verde sumando 52.533 votos, que no está nada mal. Crítico y disidente de la política americana, de un humor socarrón y con su sempiterno puro en la boca, era una voz asidua de la radio. Principalmente en la emblemática emisora antisistema Pacífica Radio, donde colaboraba en el programa de Howard Stern, expresando sus ideas disidentes de forma demoledora. No puedo evitarlo, su talento y trayectoria vital me recuerdan mucho a Grouxo Marx, otro gran genio.

Como digno colofón a tan extraordinario personaje me entero que Elías Querejeta ha producido un documental dirigido por el brasileño Sergio Oksman. Se titula Goodbye, America y durante hora y media, casi en tiempo real, desde su camerino y mientras se somete a un elaborado proceso de maquillaje, el gran Al Lewis nos hace un repaso demoledor de su experiencia vital. Un somero repaso a la política y la sociedad americana desde la Segunda Guerra Mundial hasta nuestros días. Ver y oir el análisis de este hombre que hizo de la rebeldía una forma de vida ha de ser sin duda un espectáculo soberbio. Ignoro si podremos verlo en alguna sala, lo mismo resulta ser pecado...

Al Lewis se definía a sí mismo como un histrión. Pero son histriones como él quienes elevan la humanidad por encima de su barbarie. Le echaremos de menos.

Adiós, querido monstruo.

viernes, marzo 02, 2007

Premio... como personaje



Hoy me he enterado, mira por donde, que en cierta manera participo en el galardón de un premio literario. ¿Y poca broma! Me estoy refiriendo al Premio Primavera de Novela. El de Espasa-Calpe, oyes. Un clásico entre los clásicos.

¿Cómo puede producirse semejante dislate? Sin duda os lo preguntaréis aquellos que no me habéis leído... y todavía más los que habéis sufrido haciéndolo (sois unos santos y unas santas). Que alguien como yo, mero y subversivo emborronador de páginas, participe de alguna manera en una entrega de premios, a no ser que sea sirviendo canapés, os puede parecer imposible. Pues mira por donde, tengo algo que ver con la obra finalista.

Pero vayamos por partes, como decía Jack el Destripador. La obra finalista del Premio Primavera de Novela de este año se titula La muerte de Venus y está escrita por Care Santos. Hasta ahí nada raro. Pese a su juventud Care Santos es una profesional de la escritura con una brillante carrera a sus espaldas y un futuro prometedor. Que haya quedado finalista de este premio es a todas luces lógico, no ha sido el primero ni será el último. ¿Y qué tiene eso que ver conmigo?

He de decir para quien no lo sepa que Care Santos es la creadora, guionista y presentadora del programa radiofónico No ens avorrirem que emite Mataró Ràdio los jueves por la tarde. Sí, en efecto, ése es el programa donde un servidor colabora "quemando libros" con perseverante insistencia. De ahí se explica que Care aprovechara su trato conmigo para crear en su novela a un personaje, creo que protagonista casi principal, que responde al nombre de Joan Antoni Martínez. El nombre es por un servidor y el apellido por otro colaborador del programa. Si encima tenemos que dicho personaje trabaja en la misma entidad que un servidor, aunque con otras funciones... Vamos, que sin comerlo ni beberlo "casi" me he transmutado en un personaje de ficción. ¡Tiembla Sherlock Holmes!

La obra es una combinación entre un relato de fantasmas y novela histórica, todo ambientado en escenarios reales de Mataró, con la antigua ciudad romana de Iluro como trasfondo. Y es en ese escenario donde mi casi "alter ego" las pasa canutas entre fantasmas... No puedo leer más, entre otras cosas porque todavía no he podido leerlo todo. Pero, ¿a que mola ser personaje literario, eh? Yo de vosotros no me la perdería, forasteros. Apuntad en vuestra agenda: La muerte de Venus, de Care Santos. Finalista Premio Primavera 2007. Y con un prota de lo más curiosón...

Espero que el personaje esté a la altura de su modelo, jejeje.

sábado, febrero 24, 2007

Cocaína y otros monos


Un par de noticias (entre otras muchas) me ha impactado estos días. La primera va de chimpancés. Parece ser que en el Senegal se ha descubierto una comunidad de estos primates, los cuales saben fabricar y utilizar armas para cazar a sus presas. ¿Cómo os ha quedado el cuerpo?
La cosa, básicamente, va de confeccionar unas lanzas todo lo rudimentarias que se quiera, pero lanzas al fin y al cabo. Los chimpancés primero seleccionan ciertas ramas, las cuales deshojan y dan punta a sus extremos a base de mordiscos. Cuando la cosa ya pincha lo suyo, la utilizan para clavarla en los huecos de los árboles, las guaridas donde duermen sus presas. Éstas son gálagos, otros primates más pequeños que son asaeteados cual pinchitos morunos mientras duermen. Y ya se tiene comida, mira por dónde.
¿Qué conclusión sacamos de todo esto? Pues muy fácil: la construcción y utilización de armas no nos hace más sabios ni nos aleja lo más mínimo del reino animal. Seguimos siendo primates y como tal nos comportamos. Así pues menos lobos.
La otra noticia que me ha dejado patidifuso es descubrir que Ya Hay Una Vacuna Contra La Cocaína. O casi...
Parece ser que un grupo de investigadores de la Universidad de Yale ha descubierto un compuesto que, inyectado en la sangre, anula los efectos psicoactivos de la cocaína y la vuelve inocua. Los anticuerpos que genera el compuesto capturan esta droga en la sangre, evitando que traspasen la barrera hematoencefálica. Para los menos avispados: que no llegue al cerebro. De esta forma el organismo elimina la sustancia de "forma natural" (supongo que meando) y el sujeto ni se entera. Algo parecido a lo que hoy en día ya se hace con la metadona para contrarrestar los efectos de la heroína.
El problema, como siempre, es cómo utilizar esta "vacuna". Ya se alzan voces en EE.UU. que aconsejan vacunar a todos los jóvenes como medida preventiva, evitando que sientan los efectos de la droga si deciden probarla. O sea, que ni darles opción les dejan... ¡Viva la libertad! Otro peligro radica en que, atenuados los efectos, la gente empiece a consumir cocaína en grandes cantidades. Pues me parece a mí que la mejor forma de evitar la drogadicción está en la pedagogía y no en las vacunas. Quien no quiera desintoxicarse no creo que así lo deje.
De nuevo volvemos al Gran Hermano. Ahora, desde que los humanos dejamos de ser adláteres de los chimpancés, ya no hacemos lanzas con las ramas. Más bien creamos vacunas y las inyectamos en quienes no piensan como nosotros. Ellos son ahora las nuevas presas: de la sinrazón, la estupidez y las ideas reaccionarias. Casi mejor volver a los árboles...
Pero como estamos de finde y el tema se presta, nada mejor como un tubi-tubi sobre el tema... musicalmente hablando. ¿Qué mejor que escuchar el "Cocaine" rasgueado por la guitarra de Eric Clapton? Ale, a disfrutarlo:


Y como no podemos olvidar al Gran Maestro y Creador, mi idolatrado J.J.Cale, hé aquí su versión original, al menos la canción. Aunque las imágenes tienen un algo de porreta, ¿no os parece? C'est pas mal, que dirían los franceses.

martes, febrero 20, 2007

Precios y consumo



Pues ya tenemos nuevo invento. El Polymer Vision, un nuevo intento de las compañías para revitalizar el e-book. Y la cosa esta vez no ha salido del todo mal, la verdad.

Presentado en la 3GSM, la Feria de Telefonía Móvil que ha tenido lugar en Barcelona, resulta un aparatito curiosón curiosón. Su pantalla de polímero es enrollable, tiene el tamaño de un libro de bolsillo, cambia el contenido de la página de forma fácil, puede aumentar la letra para leer con comodidad, no precisa de retroiluminación como los móviles o los pdas, también reproduce música y permite navegar por internet recibiendo correo. Además, se asegura que dentro de poco hasta reproducirá vídeos con nitidez y encima tiene una autonomía de.... ¡diez días! Pues me parece a mí que los libros tradicionales han encontrado al fin un rival a su altura. Y sólo es el comienzo...

Con tanta maravilla, no es de extrañar que el Instituto Nacional de Estadística haya decidido retocar la lista con la que se confecciona el índice del IPC, unos 491 artículos de consumo, algunos de los cuales se habían quedado un tanto desfasados. Así ahora, para saber el precio de la Cesta de la Compra y calcular la inflación anual que nos azota el bolsillo, se toma en cuenta lo que cuestan cosas tan variopintas como la cirugía estética, las operaciones de miopía, la homeopatía o la fisioterapia. Que en este país todos y todas quieren ser guapetones...

En cambio, las reparaciones de muchos electrodomésticos se han caído de la lista, ya que hoy en día nadie repara nada. Si un cacharro se avería, va a parar directamente a la basura y se compra otro más nuevo y con mayores prestaciones. ¡Viva la sociedad del consumo!

Dentro de poco podremos leer en nuestro libro-periódico electrónico, mientras viajamos en el metro para sellar en el INEM, cómo sube el IPC cuando la compra de parcelas en la Luna se generalice entre la clase media. Que no digan que no semos modelnos...

Faltaría más.

jueves, febrero 15, 2007

Guarderías y Teleñecos

Parece mentira, pero al final se le ha ocurrido a un empresario. El hecho de que el hombre sea austriaco (patria de Hitler) puede que no tenga nada que ver, pero da qué pensar...

Me explico: el halcón empresarial de los negocios Andreas Stadlbauer, gran fabricante de juguetes, ha puesto en marcha estas pasadas navidades un experimento de los denominados sociales.

La cosa consistía en la creación de guarderías gratuitas en la ciudad de Salzburgo. ¿Dónde está la novedad? En que semejantes guarderías no eran para niños, sino para hombres.

No es ninguna tontería el invento. Imagináos, sufridos varones que me leéis, la satisfacción que resultará ir con la pareja a un centro comercial de esos que tanto abundan para asistir al rito sacrosanto de las Compras de Rebajas. ¡Se acabó el seguirla a ella de tienda en tienda como un perro apaleado! Nuestra querida media naranja nos dejará depositados en el moderno jardín de adultos mientras se dedica durante horas a probarse y comprar modelitos u otras chucherías. Nosotros, mientras tanto, tendremos a nuestra disposición un amplio surtido de bebidas, videojuegos, revistas de tipo Playboy o de coches, incluso algún diario. Estaremos bien aparcados, no molestaremos y de paso también consumiremos.

Ha sido tal el éxito del invento que ya se está exportando a otras ciudades austriacas. Se calcula que unos 1.500 hombrecitos pasaron por la guardería para varones. Dicen los promotores que esto permite "rescatar al niño que hay en cada hombre" a la vez que se da libertad a las mujeres "para sus aficiones".

Confieso que soy rarito, es un secreto a voces, pero semejante idea me da asco. Vamos, que me retrotrae a la infancia cuando, inocentes, jugábamos a las cocinitas. Los niños de mariditos y las niñas de mujeres-criadas. Cada cual en sus labores, como ahora: los hombres a pasar el rato entre copas y las mujeres "de tiendas". ¿De verdad estamos en el siglo XXI?

Pero no sé por qué me sorprendo. Los clichés siempre están ahí y la pátina de la costumbre los anquilosa más. No nos damos cuenta y ya nos están cambiando la realidad, dulcificándola y domesticándola a su manera. Un ejemplo que me ha salido al paso: La celebérrima canción Mahna-Mahna. Seguro que todos os acordáis de ella, y seguro que la recordáis por la popularidad que experimentó en su día cantada por los Teleñecos: "Mahna, mahna, bap bap baraba...." Más o menos, que yo soy muy malo cantando...

Uno que ya peina canas recuerda una película (bastante mala, todo hay que decirlo) titulada "Suecia, infierno y paraíso", rodada en el año 1968 aunque aquí, con la censura, llegó mucho más tarde con una aureola tremenda (chicas con las tetas al aire, intercambios de parejas, sex-shops, el paraíso sexual sueco, ahí es nada). La cuestíon es que en una escena del film salía todo un grupo de suecas en pelotas, correteando por la nieve al ritmo de una pegadiza canción: el famoso Mahna Mahna.

En efecto, la composición es de Piero Umiliani, un músico florentino que siempre se sintió atraído por el jazz y destacó como compositor de bandas sonoras para el cine. Resulta curioso que su obra más célebre fuera concebida para un film erótico y acabara de pieza básica en los familiaresTeleñecos...

Claro que si ahora un hombre puede ser dejado en una guardería mientras ojea el Playboy... Cualquier cosa es posible.

Sea como fuere, he aquí mi pequeño homenaje al Primer Gran Meme Musical, versión infantil, desde luego...

jueves, febrero 08, 2007

La ínsula de Barataria


Parece mentira, pero ahora toda la culpa la tendrá una mísera ínsula. Y todavía más pequeña que aquella donde Sancho Panza hizo de gobernador, mostrándonos que a veces el sentido común es el menos común de los sentidos.
Por supuesto no hablo de un lugar geográfico. En realidad me estoy refiriendo a una región del cerebro que tiene el tamaño de una moneda, y que cada cual piense en el valor que desee, no reparemos en gastos. Desde un céntimo hasta dos euros, ale.
La cosa va de que los médicos en general (y tal vez algún House en particular) se habían extrañado al notar que ciertos pacientes dejaban de sentir de golpe y porrazo el deseo irrefrenable de fumar, dejando de hacerlo en el acto. La mayoría de la gente que sufría un accidente cerebrovascular en cierto sector del cerebro, la dichosa ínsula de marras, de la noche a la mañana perdía todo interés a lo de darle caladas al pitillo.
Los investigadores, esa raza tan extraña, empezaron a realizar las consabidas estadísticas y el resultado fue pasmoso. La conclusión es que cierta diminuta ínsula cerebral parece ser un punto crítico que estimula la adicción a la nicotina. Este sector del cerebro ha sido asociado durante años a los sentimientos y a las emociones, pero ahora resulta que puede también estar ligado a las adicciones que sufrimos.
Claro que someterse a una extirpación cerebrovascular o provocar un derrame es algo muy bestia, aunque sea para curar la dependencia al tabaco. Pero ahora que se conoce la zona no se descarta la creación de algún tipo de droga que actúe sobre la ínsula, suprimiendo el deseo de fumar. O el deseo a otras sustancias igualmente drogodependientes, como pueda ser el alcohol.
O sea, que para dejar una droga habrá que consumir otra.
Y ya puestos, ¿dónde está el freno? Tal vez incluso nos inyecten una sustancia que estimule la felicidad, ¿por qué no? De hecho, no podía ser de otra forma, una nueva investigación demuestra algo increíble: el dinero no da la felicidad. ¡Quién lo iba a decir!
Según parece, una encuesta en la Universidad de Harvard ha demostrado entre otras cosas que la mayoría de estudiantes prefiere ganar menos dinero siempre que no haya grandes diferencias con sus compañeros, antes que ganar mucho pero que los demás les superen con creces. El ejemplo más palpable es el de los medallistas olímpicos: los ganadores del bronce son más felices que los que se llevan la plata. Unos están contentos con haber llegado al podio por encima del resto, mientras que los otros se desesperan por no haber sido los primeros. De igual forma, los alemanes del Este eran más felices antes de la unificación, pues se comparaban con el resto de países ex comunistas. Ahora, en cambio, envidian a sus paisanos más ricos.
Todas estas verdades de perogrullo han llevado a un estudio serio donde se afirma que a partir de un nivel de renta fijo (11.500 euros al año), teniendo las necesidades básicas cubiertas, el nivel de felicidad no aumenta al ganar más dinero. La conclusión de la Cosa es que ganar a la lotería no nos hará más felices. Pues vaya, pues muy bien. Que me den a mí el premio, yo me sacrifico para que todos seáis más felices...
Desde luego, estamos viviendo en la ínsula de Barataria.

miércoles, febrero 07, 2007

Todos contra Darwin



Eramos pocos y parió la abuela... No era suficiente con los ataques sistemáticos a la Teoría de la Evolución de los creacionistas cristianos que desbarran en EE.UU. Ahora resulta que los islamistas integristas también se han subido al carro.

Al parecer los institutos franceses han recibido un envío masivo de libros de texto donde se ataca a Darwin. En España todavía no ha habido casos, nadie ni loco nos mandaría tomos impresos. Supongo que porque hasta los islamistas saben que aquí no lee ni Dios. Ya nos llegará la película cuando la hagan...

El caso es que el libro en cuestión, bajo el apabullante título de El Atlas de la Creación, es un señor tocho de 770 páginas, que además ha sido encuadernado e ilustrado con gran lujo. Vamos, que semejante tirada cuesta un pastón. Su autor es un turco creacionista llamado Adnan Oktar que lo firma bajo seudónimo (Harun Yahya), pero lo que no queda claro es quién ha financiado semejante dispendio. Lo único cierto es que se basa en el Corán y denuncia "la impostura de los evolucionistas", afirmando que tanto el hombre como los animales ya fueron creados tal cual.

Vaya, los extremos se tocan. ¿Qué más da ser integrista islámico que integrista cristiano? Yo no veo diferencia alguna entre ambos, máxime cuando en semejante libro se sostiene que hay vínculos ocultos entre el darwinismo y otras ideologías perniciosas como "el fascismo y el comunismo" (sic). ¡Si parece una obra franquista! Así nos enteramos que "quienes perpetúan el terror en el mundo son en realidad los darwinistas" y que es el darwinismo "la única filosofía que valoriza y alienta el conflicto". Y todo ello explicado bajo una foto del 1-s, para que no haya duda.

No, si a este paso todavía veremos una coalición formada por los ejércitos de EE.UU e Iran, con los talibanes haciendo de brigadistas internacionales, que luchará en todo el mundo para derrocar a los "malvados darwinistas", verdadero y único Eje del Mal que asola el planeta.

Me temo que para muchos "poderosos" el verdadero terrorismo ha sido, es y será el libre pensamiento. Cuestionar la religión, pasar de libros sagrados, eso sí es un auténtico crimen.

Pues nada, sigamos así. No cuestionemos la Palabra Divina. Gastemos el dinero a manos llenas en propagandas engañosas, estigmaticemos a la ciencia y volvamos al Pensamiento Único. Sobre todo no busquemos explicaciones en la Naturaleza y aceptemos los escritos de la Biblia y el Corán como único dogma de fe.

Yihad o Cruzada, ¿qué más da? Sigamos la doctrina.

¡Todos contra Darwin!

El corazón del astronauta


Parece ser que, incluso saliendo al espacio, los humanos continuamos siendo humanos. Igual de estúpidos, igual de vehementes. Sólo así se explica que hayan detenido a Lisa Nowak, astronauta de la NASA, acusada de intento de homicidio.
De nada ha servido que Lisa pasara un riguroso control de selección antes de ser aceptada como astronauta. Se suponía que era poco menos que una superwoman, capaz de afrontar las tesituras más difíciles con aplomo. Pues no. Los celos han podido con ella y al parecer ha recorrido la friolera de 1.500 kilómetros en coche para intentar cargarse a la nueva amante de su colega, el también astronauta (y conquistador) William Oefelein. El historial brillante e impoluto de ella no ha evitado una actuación digna de la peor de las telenovelas.
Cualquier ser humano puede sucumbir ante los envates de una pasión descontrolada. No importa que seamos arquitectos, médicos o astronautas. Todos podemos cometer tonterías, para eso no hace falta estudios. Yo al menos me alegro como lector y escritor, pues puedo pensar en novelas de ciencia ficción donde el componente psicológico y pasional, aún en las profundidades del espacio, seguirá teniendo un buen leit motive.
¡Que caramba! Me ha encantado descubrir el corazón del astronauta.

sábado, febrero 03, 2007

Cuando la luz es oscuridad


Estos días se ha hablado mucho del cambio climático y del apagón. O sea, la protesta más o menos global contra el calentamiento del planeta. La cosa iba de apagar todas las luces durante cinco minutos el jueves 1 de Febrero. Desde las 19,55 hasta las 20,00 horas. Un visto y no visto, vamos.
Un servidor lo hizo y no fue el único. Dicen los entendidos que sólo en Catalunya se ahorró un montón de energía, sobre un 3,3 % de la demanda habitual. Unos mil megavatios (lo que serían unos 20 millones de bombillas) y que es, sin ir más lejos, lo que gasta toda la comarca del Barcelonés durante un mes normal. Pero lo malo es que según informes científicos que tienen pinta de ser serios, somos los seres humanos quienes estamos destruyendo el planeta.
El informe oficial que han confeccionado los expertos de la ONU no tiene vuelta de hoja. Nos estamos cargando el planeta a pasos agigantados. El Grupo Intergubernamental sobre Cambio Climático, tras seis años de arduos trabajos, confirma que las emisiones de gases por quema de combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas) está distorsinanto el clima y aumentando la temperatura mundial de forma exagerada.
Leo que ya la empresa Exxon ofrece una recompensa muy jugosa a cualquier científico que presente un contrainforme donde se desmienta semejante exposición. No me extraña nada de una compañía que, entre otros defectos, aupó con su ayuda desinteresada a Bush como presidente del Imperio del Garrotazo y Tentetieso. Así nos luce el pelo.
Pero no sólo los que actúan de forma descarada son culpables, la situación no es tan sencilla. Pongamos un ejemplo de mal comportamiento generalizado. ¿De qué sirve apagar la luz cinco minutos si luego no actuamos en consecuencia? ¿Nadie recuerda ya que desde más de un mes antes de Navidades se alumbraron las calles de las ciudades en una bacanal de gasto energético a todas luces (valga la redundancia) innecesario? ¡Qué bonito era! Y qué estúpido también.
A este paso los humanos tendremos el ataud más chulo del Universo, con lucecitas y todo. Parecemos no comprender que los recursos del planeta son limitados y los estamos malgastando de forma atolondrada. ¿Para qué sirve tanto adorno y tanta tontería? ¿No es vergonzoso el malgasto energético en simple publicidad mientras hay lugares en el mundo donde millones de personas no tienen luz ni agua potable? ¡Que insentatos, qué insensibles somos todos!
Y es que a veces la luz también puede ser oscuridad.

martes, enero 30, 2007

La parábola del erizo



Como siempre leo con agrado el último escrito de mi tocayo en su blog. Aparte de la sensación de disfrute que su prosa siempre genera en mi ánimo, su Cuento del Erizo Rojo me obliga a reflexionar. Así, al hilo, pienso en otras cosas.

Intento recordar una antigua fàbula, creo que griega, donde más o menos venía a decir que en el mundo existen dos tipos de seres: los zorros y los erizos. Los primeros son aquellos que saben muchas cosas, los que aprenden de todo y de todo sacan provecho. En cambio, los erizos son aquellos que están poseídos por una idea única y superior, así todo lo que aprendan tendrá que acoplarse a semejante idea.

Digamos, para simplificar, que los zorros suelen aprender del entorno y se ajustan a la realidad que les circunda, mientras que los erizos son más simples e incluso niegan todo lo que no coincida con la creencia interna que les domina, intentando imponer su realidad a toda costa. Como en otra fábula, esta vez china, la del junco y el roble. El primero se inclina ante el viento de la tormenta para volver a enderezarse después, en cambio el otro resiste estoico los embates hasta que una fuerza mayor acabe derribándole.

Resulta interesante observar cómo en el cuento de mi tocayo el Emperador de la Irrealidad acaba metamorfoseándose en un erizo. ¿Cuántos Emperadores Irreales existen en nuestro mundo, siempre atrincherados en un cuerpo repleto de púas? Me temo que demasiados. Con su Idea Suprema como única meta insisten contra viento y marea en seguir la senda trazada, sin desviarse ni un ápice del objetivo. Sin importarles los destrozos y las calamidades que su Misión causa a los demás.

Así me entero que ciertas agencias de publicidad ya están experimentando con el cerebro humano. Al parecer, desde hace tiempo, se están realizando pruebas de laboratorio, escaneando los cerebros de voluntarios mediante TAC (tomografía axial computerizada, toma ya) y resonancias magnéticas. ¿Qué buscan estas gentes en el cerebro humano? ¿Tal vez una cura para alguna efermedad? No, tan sólo descubrir ciertas zonas, más concretamente las zonas vulnerables a la publicidad. Y no es broma, por desgracia...

De tiempo atrás se sabe que ciertas zonas de nuestro cerebro son más proclives a "dejarse convencer" que otras. Como todavía no se han podido cartografiar, hete aquí que los publicistas las buscan con ahínco. Los nuevos exploradores y descubridores del siglo XXI han encontrado otros territorios vírgenes donde adentrarse. Ellos no se llamarán Magallanes o Admunsen, me temo que sus apellidos permanecerán en secreto. Su bandera no será la de ningún país, surcarán los océanos de la procelosa ética bajo la insignia de Coca-Cola, McDonalds o Microsoft. Y el terreno que desean conquistar es nuestro libre albedrío.

Me lo tengo que hacer mirar. A partir de ahora, cuando sienta un ansia irrefrenable de comerme una patata frita, beberme un refresco, comprarme un nuevo programa de ordenador o cambiarme de compañía de ADSL, antes de nada contaré hasta diez.

Y buscaré el erizo. Seguro que encontraré alguno, rojo y con muchos pinchos.

miércoles, enero 24, 2007

Vida salvaje


Hoy vamos a referirnos a esos otros animales, los que no son humanos. ¿Los inteligentes tal vez? Puede...
Primero tenemos a nuestras bien cuidadas mascotas. Siempre he sentido cierta envidia contemplando la vidorra que se pegan ciertos perros y gatos. Ahora me entero que en Bélgica acaban de comercializar una cerveza exclusiva para perros. ¡Toma del frasco! Dentro de poco se podrá invitar a la mascota a tomar unas cañas en el bar de la esquina. Por el módico precio de dos euros (seguro que aquí valdrá más...) se vende un botellín de cerveza de malta aderezada con carne y, eso sí, sin nada de alcohol. ¡No vaya a ser que el chucho se nos ponga trompa!
¿Para cuándo el coñac para gatos o el licor para periquitos, eh? Sin duda están al caer...
Pero sigo enterándome de cosas. Así en un momento de relax veo uno de esos documentales de animales en La 2, los cuales cada vez son peores y más falsos, pareciéndome más bien un reallity show tipo Gran hermano, con bestias peludas en vez de bestias peladas.
No obstante, en esta ocasión el documental está mejor que la media, muestra el habitat de ciertos animales y no les ponen nombres (Molly la osa, Cloe la mona, Nelson el leon o Kitty la gacela). No me venden una historia de sentimientos que haría sonrojar a Samaniego sobre la supuesta vida y milagros de algún cernícalo, cebra o lagartija. Me hablan con cierta profesionalidad sobre serpientes y me las muestran tal cual.
Así me entero que las serpientes tiene un solo pulmón y, tal vez para compensarlo, dos penes. ¡Mmm! ¿Se aceptan cambios? Que a mí nunca me pregunataron qué cantidad de cada órgano quería lucir en mi cuerpo serrano. Que con dos penes uno puede mear hacia delante y hacia detrás al mismo tiempo, jejeje.
Lo cierto es que eso me hace ligar lo anterior con una noticia del zoo de Amberes. Allí tienen una iguana muy chula llamada Mozart, la cual padece un grave problema. A raíz de una extraña enfermedad que no viene al caso, nuestro pobre Mozart se pasa todo el santo día empalmado. Vamos, que no se le baja el pene ni a la de tres. Se ha probado con paños fríos, pero ni por esas. Mozart es el Nacho Vidal de las iguanas, vaya que sí.
El problema ha llegado a semejantes extremos que ya se habla de cortar por lo sano. ¡Jolines! Yo como macho me solidarizo con el pobre Mozart. ¡Dejadle lucir con orgullo su atributo enhiesto! Claro que el pobre sufre más una imposibilidad que otra cosa, no creo que así ligue mucho. Imagináos amigos masculinos la incomodidad de ir todo el día de semejante guisa, lanza en ristre.
Pero no hay problema, hombre. Mozart la iguana es un reptil, y afortunadamente dichos animalitos están dotados de un organismo sabio. O sea, poseen dos penes. Aunque pierda uno, siempre le quedará el de repuesto.
Sabed que estoy en un tris de pedir asilo político en algún zoo o reserva animal. Si ya los bichos pueden beber cerveza y tener dos penes... ¿por qué he de perder yo el tiempo y continuar siendo humano?
Me apunto a la vida salvaje ya.

sábado, enero 20, 2007

Ordenadores cuánticos

No estamos soñando, no. Los ordenadores cuánticos, a día de hoy, ya existen. De hecho, que yo sepa, hay dos en todo el mundo. Uno en Austria y otro, cómo no, en EE.UU. Y que nadie eche las campanas al vuelo. Se trata de prototipos muy pequeños, amén de enormemente costosos. Y lo que es peor, no hacen gran cosa.

O sea, que hasta la fecha se ha invertido una burrada de dinero para crear dos chismes que sólo pueden hacer algo tan sencillo como multiplicar dos por tres. ¡Toma del frasco! Pero si eso lo sabe hacer hasta la mula Francis, hombre... Ya, pero lo importante de estos prototipos es que nos demuestran que la computación cuántica es factible, que funciona vamos.

El problema es hacer que la computación cuántica de marras fiuncione a lo grande. No digo nada nuevo si explico que los ordenadores convencionales funcionan según el número de bits que pueden usar. La diferencia con un ordenador cuántico es que aquí los bits se denominan qubits. ¿Por qué tal palabreja? Al parecer es una abreviatura de quantum bit, o sea que utilizan bits cuánticos. Si tenemos en cuenta que los dos modelos existentes hasta la fecha usan ocho qubits y que para compararse con los actuales habrían de trabajar con al menos 100.000 qubits, pues desde luego comprenderemos el largo camino que queda por recorrer.

El meollo del asunto radica en que los átomos que procesan la información cuántica han de estar aislados por completo del exterior. Nada, ni siquiera la luz, campos magnéticos, ni siquiera otros átomos pueden interaccionar con ellos en el proceso. Hay que retirar todas las moléculas, producir un vacío absoluto en el aparato para que éste pueda procesar. ¡Menudo esfuerzo! Que no vale sorber el aire con una pajita.

Eso sí, con la nueva programación cuántica algún día estos ingenios podrán realizar cálculos infinitesimales y a gran velocidad. Se podrán abordar problemas hoy por hoy irresolubles. ¿Quién sabe? Tal vez incluso se creen ordenadores capaces de adentrarse en el terreno de la filosofía y la metafísica... Nuevos lenguajes para la lógica cuántica.

¿A que acojona un poco? Casi tanto como la excelente novela del gran escritor japonés Haruki Murakami, "Kafka en la orilla", donde uno de sus personajes es capaz de hablar con los gatos. ¿Gatos cuánticos? Qui lo sa...

Desde luego, el futuro promete. Siempre que lleguemos, claro.

viernes, enero 19, 2007

El prestigio



Sigo inmerso en este 25º aniversario de boda con el que os he dado la lata. Tranquilos, no insisto más en ello. Pero uno de los regalos que hemos tenido Clara y yo ha sido ir al cine para ver El Prestigio. O, como los cachondos de los distribuidores autóctonos han re-bautizado, El Truco Final. Algún día tendrán que explicarme el oscuro motivo que les impulsa a poner títulos chorras en las películas extranjeras. Y eso que en esta ocasión no ha quedado mal traducido, no. De hecho conserva el espíritu y da fuerza a la idea.

Pero vayamos por partes. Desde que me enteré de la existencia de semejante proyecto, ansiaba por ver este film. ¿Por qué, me diréis, aparte del hecho incontestable de que soy rarito? Pues porque está basado en una de la mejores novelas que he leído en los últimos tiempos.

De hecho Christopher Priest es uno de mis escritores más admirados. El primer libro suyo que leí fue El mundo invertido y ya entonces comprendí que me hallaba ante una eminencia en el campo de la ciencia ficción. Otro Premio No-Nobel, como le sucediera a Stanislaw Lem. Son escritores de enorme talento cuyo pecado capital consiste en escribir esa Cosa que nadie entiende y que la mayoría de intelestuales mira con desprecio y arrugando la nariz, como si les hediera. Ellos se lo pierden...

Pero no es de Cultura, que rima con Tontura, de lo que quiero escribir hoy. Baste señalar que El prestigio, pese a quien pese, es una Gran Novela y a mí me maravilló. Si a ello le añadimos que el director del proyecto, amén de co-guionista con su hermano, es otro gran Christopher, en esta ocasión de apellido Nolan, hacedor de maravillas fílmicas como Memento o Batman Begins, pues la cosa se ponía interesante.

Y ya puestos, añadamos un reparto para quitar el hipo: Hugh Jackman, de quien tenía serias dudas que por fortuna no se han visto confirmadas, Christian Bale, un monstruo actoral sin paliativos, el Graaaaan Michael Caine, quien de nuevo se sale cada vez que aparece en la pantalla, Scarlett Johansson, la única decepción ya que sólo pone el palmito y no da la talla, y un divertido por lo original David Bowie, con bigote victoriano y todo... ¿Quién da más? ¡Si el suyo es un elenco que está de rechupete!

Pues la película ha hecho más que gustarme. ¡Me ha entusiasmado! El duelo entre los dos magos salta chispas y el argumento ha sido hábilmente trasladado al cine, conservando lo primordial. Claro que yo, al haber leído ya el libro, sabía cuál era el truco final. Pero no me ha importado en absoluto y he disfrutado igual, paladeando cada plano con delectación. Incluso sobrecogiéndome con su impactante final.

Nolan, con su marca de fábrica que ya hiciera patente en sus anteriores films, nos traza una historia que no es lineal, saltando hacia atrás y adelante en el tiempo con hábiles playbacks de los suyos, cambiando a cada instante de narrador y de perspectiva. Como un hábil mago nos muestra sus manos en apariencia vacías, prepara el ambiente y nos deja boquiabiertos con su truco final. La historia de esta obsesión que consume a sus dos protagonistas-antagonistas está narrada con habilidad y tensión. Siguiendo la norma que ya propone la novela, nos muestra este sorprendente y aterrador truco en todas sus partes, logrando aumentar el efecto por su aparente simplicidad.

Como todo buen número de magia, el film está dividido en tres partes. Primero tenemos La Promesa, donde se nos muestra algo en apariencia ordinario pero que con toda probabilidad no lo sea. Luego aparece El Giro, cuando eso en apariciencia sencillo realiza algo que es extraordinario. Pero es al final, al llegar la parte del Prestigio, cuando todos embobados vemos algo que jamás habíamos visto antes. Es el Truco Final que nos deja estupefactos, una apoteosis donde todo adquiere finalmente sentido. Una maravilla que nos aturde por completo.

Lo maravilloso del relato, de este enfrentamiento a muerte entre los dos magos, es que Nolan juega con nosotros con gran maestría. Primero nos hace simpatizar con uno, luego con otro, nos hace dudar sobre nuestra elección y luego, de golpe, llega el final revelador y sorprendente, el cual nos coge con la guardia baja. Muy hábil, sin duda el mejor mago ha sido el director.

Sólo puedo añadir que, aunque hayáis leído el libro, vale la pena ver esta película. Su adaptación ha sabido conservar toda la atmósfera y la potencia de sus personajes. Es magistral, tanto en su guión como en su puesta en escena, igual que su dirección y la interpretación de un maravilloso reparto, en el ritmo frenético y elegante que todos le imprimen. Han sabido construir un auténtico y genuino truco de magia que nos atrapará de principio a fin.

Una gozada, vamos.

miércoles, enero 10, 2007

Bodas y paraísos



¡Cómo pasa el tiempo! Mira por dónde, así como quien no quiere la cosa, la semana que viene ( el día 16 para ser exactos) un servidor cumple sus bodas de plata.

Parece mentira, pero hace ya veinticinco años (¡25!) que disfruto de mi matrimonio con Clara. Mi musa, mi amor y mi sostén en todo momento. Una joya de mujer con la que he vivido intensamente experiencias de todo tipo. Periodos alegres que con su presencia lo han sido mucho más, y tristes momentos que con su ayuda lo han sido mucho menos. De hecho no concibo mi vida sin ella, y si creyera en esas cosas diría que es la encarnación de mi propia alma, la esencia que da genuina razón a mi existir.

Pocas cosas puedo decir sobre Clara, aparte de que espero seguir al menos veintinco años más en su compañía, compartiendo vivencias que su sola presencia enriquece y sublima. Con derecho a prórroga, ey, sin fecha de caducidad. Desde luego tuve suerte, muchísima suerte, al conocerla una lejana noche en una cena de amigos. No creo que nadie en el mundo, ya sea animal, vegetal o mineral, hubiera tenido la santa paciencia de aguantarme a mí y mis manías durante tanto tiempo. Y encima parece que, en ocasiones, disfruta y todo... (?)

Muchas cosas hemos vivido Clara y yo juntos, desde luego. Y todas han sido intensas. Dicen que detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer. Yo puedo asegurar que junto a un hombre alto también puede haber (la hay, la hay) una mujer extraordinaria. No suelo escribir de ella, de mi Clara, muy a menudo porque hay cosas que se llevan muy hondo, no hace falta explicarlas ya que en palabras pueden sonar a falso. Pero lo que sí tengo muy claro es que no habría disfrutado tanto de la vida sin su estimulante presencia a mi lado. Si Ortega y Gasset (no recuerdo cual de los dos) era él y su circunstancia, lo único seguro es que un servidor soy yo y mi Clara. Y de igual forma espero que ella sea ella y su Joan Antoni, pues una pareja ha de funcionar en sus dos extremos para ser completa.

Por una vez digo todo esto, saliendo de mi costumbre, porque he estado a punto de comprarle a Clara un pequeño paraíso como regalo por tantos años de maravillosa convivencia. Me enteré que Sealand estaba en venta y pregunté el precio. Nada que hacer, desde luego, tendré que pensar en otro regalo más baratito. El diminuto principado de Sealand se ha puesto a la venta, pero su precio excede mi presupuesto: 15 millones de euros. Toma castaña.

Parece ser que se trata de una plataforma artificial construida en el mar del Norte durante la Segunda Guerra Mundial. Un fulano de nombre Roy Bates, antigüo mayor del ejército británico, se la quedó para sí al descubrir que se hallaba fuera de las preceptivas tres millas que conformaban las aguas territoriales del Reino Unido. Incluso se sacó de la manga una moneda propia, creó una bandera, encargó un himno nacional y comenzó a otorgar pasaportes a los amigos y simpatizantes. Pero ahora, con 85 años a cuestas, se ha cansado de vivir en la vieja plataforma, entre vientos huracanados, frío y lluvia. Así que vende su paraíso a precio de ganga. Si alguien está interesado, ya lo sabe.

A mí no me preocupa demasiado. Yo ya tengo mi paraíso particular junto a Clara.